Documentos

 
 

DOMINGO DE RAMOS


Carta pastoral de monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas 
Domingo de Ramos - 4 de abril de 200
4

 

Con la celebración del Domingo de Ramos, entramos decididamente en la Semana Santa. Jesucristo, el Señor entra en Jerusalén. Es ahí donde vivirá la intensidad de sus últimas horas. En este domingo leeremos los textos de la pasión (Lc. 22,7.14-23,56). Jesús montado sobre un pobre burro, es el rey humilde que contradice el poder romano y religioso de los judíos que no entendieron la presencia de Dios. Con la lectura de estos textos nos prepararemos para celebrar el jueves, la cena del Señor, la institución de la Eucaristía y del Sacerdocio ministerial. La celebración del “vía crucis” el Viernes Santo. El sábado por la noche la Misa empezará en la oscuridad y el cirio será la luz de Cristo, la esperanza y la Vida que ilumina las tinieblas. Los aleluyas expresarán el triunfo de la Vida, sobre la muerte, porque Cristo, resucitó. La liturgia Pascual nos invitará a que nosotros también subamos a Jerusalén para vivir nuestra Pascua.

En este domingo de Ramos vivimos desde hace varios años la Jornada Mundial de los Jóvenes. El Papa envía habitualmente un mensaje a nuestros jóvenes. Este año con ocasión de la XIX Jornada mundial de la Juventud, les envió una reflexión denominada “Queremos ver a Jesús” (Jn. 12,21). En nuestra Diócesis en varias comunidades se celebrará esta jornada, especialmente en la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús de 25 de mayo, se realizará un encuentro interparroquial de la zona centro. Como Obispo y Pastor de la Diócesis me uno a nuestros jóvenes que viven con alegrías, esperanzas, sufrimientos, incertidumbres, angustias y que en su corazón está este reclamo maravilloso: “Queremos ver a Jesús”.

El Papa reflexiona sobre el texto de la frase “queremos ver a Jesús” del Evangelio según San Juan 12,21: “Aquellos “griegos” que buscaban la verdad no hubieran podido acercarse a Cristo si su deseo, movido por un acto libre y voluntario, no se hubiese concretizado en una decisión clara: “queremos ver a Jesús”. Ser realmente libres significa tener la fuerza para elegir a Aquel por el que hemos sido creados y aceptar su señoría sobre nuestra vida. Lo percibís en el fondo de tu corazón: todos los bienes de la tierra, todos los éxitos profesionales, el mismo amor humano que sueñan, nunca podrán satisfacer plenamente sus deseos más íntimos y profundos. Sólo el encuentro con Jesús podrá dar pleno sentido a su vida: “Nos has hecho para ti, Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que repose en ti”, ha escrito San Agustín (Confesiones I,1). No se distraigan en esta búsqueda. Perseveren en ella, porque lo que está en juego es su plena realización y su gozo”.

Esta Semana Santa es un tiempo en donde podremos encontrarnos con Jesucristo, en toda su intimidad, realidad y plenitud. Si Él es el Camino, la Verdad y la Vida, podremos reconocer en la Cruz, y en nuestras cruces, las opciones válidas para encaminarnos a “la Vida nueva” de los hijos y amigos de Dios. El Papa también nos dice al respecto: “No se sorprendan después si en su camino se encuentran con la cruz. ¿Acaso Jesús no les ha dicho a sus discípulos que el grano de trigo tiene que caer en tierra y morir para dar mucho fruto? (Jn. 12,23-26). De esta forma indicaba que su vida entregada hasta la muerte sería fecunda: Lo saben: después de la resurrección de Cristo, la muerte no tendrá más la última palabra. El amor es más fuerte que la muerte. Si Jesús ha aceptado la muerte en cruz, haciendo de ella el manantial de vida y el signo del amor, no es ni por debilidad ni por gusto al sufrimiento. Es para obtener la salvación y hacernos partícipes de su vida divina”.

Queridos amigos, a todas las personas de buena voluntad, a los cristianos y especialmente a nuestros jóvenes, al finalizar esta reflexión no dudo en pedirles que nos dispongamos a compartir con Jesús, el Señor, estos días, a vivir la Pascua, para renovarnos en la Fe y podamos ser fermento de transformación social e instrumentos de esperanza.

¡Les envío un saludo cercano y hasta el próximo domingo Pascual!


Mons. Juan Rubén Martínez,
obispo de Posadas



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.