Martes 21 de mayo de 2024

Historia de AICA

La Agencia Informativa Católica Argentina (AICA) fue fundada por la Conferencia Episcopal en la asamblea plenaria celebrada en diciembre de 1955 en Santa Rosa de Calamuchita (Córdoba). El 11 de junio de 1956 apareció el primer número de su boletín semanal, fecha que se considera como el inicio de AICA.

Muchos acontecimientos ocurrieron en la Iglesia en este largo tiempo, tanto en el orden universal como en el nacional, y AICA trató de ofrecer siempre una información veraz y permanente. Conscientes de que nuestra labor informativa es seguida por quienes esperan conocer la verdad sobre el desarrollo de la vida cristiana en el mundo, hemos sacrificado muchas veces la primicia en aras de la certeza y veracidad de la información, obviando siempre el comentario que pudiese deformar la objetividad de la noticia.

Así seguiremos haciéndolo porque entendemos que nuestro compromiso y visión periodística tiene un carácter muy particular y es el que le confiere su calidad de órgano oficioso de la Iglesia en la Argentina, porque en definitiva AICA es una obra de la Iglesia y como tal es una obra de todos los católicos.

Sedes
Su sede estuvo primero y por pocos meses en una modesta oficina prestada por la Acción Católica, en Bartolomé Mitre 2560. Luego se trasladó a la planta baja del edificio de la Casa del Clero, en Rodríguez Peña 846, y posteriormente se instaló en el cuarto piso del mismo edificio. En junio de 1983 el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Juan Carlos Aramburu, la trasladó al nuevo edificio de la Curia Eclesiástica de Buenos Aires “edificado sobre las ruinas de la antigua Curia incendiada en 1955 junto con seis iglesias históricas del centro porteño”, frente a la Plaza de Mayo, avenida Rivadavia 413, en cuyo cuarto piso la dotó de cómodas y modernas instalaciones. En julio de 2000, el arzobispo porteño, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, dispuso su traslado al edificio de Bolívar 218, perteneciente al arzobispado.

Directores
Los primeros nueve meses de AICA, que transcurrieron en la primera sede, tuvieron como director a Miguel Lombroni, un joven dirigente de la Acción Católica.

Lo sucedió el presbítero Arnaldo Clemente Canale, quien se desempeñó en el cargo durante una década.

Arnaldo Clemente Canale nació en Buenos Aires el 4 de noviembre de 1925. 
Hizo sus estudios de filosofía y teología en el seminario metropolitano de Villa Devoto y recibió la ordenación sacerdotal el 3 de agosto de 1952, de manos del obispo auxiliar y vicario general de la arquidiócesis, monseñor Antonio Rocca.
Vicario cooperador en la parroquia Santa Rosa de Lima entre 1953 y 1954, y de Nuestra Señora del Pilar entre 1954 y 1956, después la jerarquía lo nombró capellán del Colegio De La Salle.
Fue asesor del centro y círculo de la Juventud Universitaria Católica (JUC), de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (1956-1958); asesor del Centro de Acción Católica del Colegio Nacional  Buenos Aires (1953) y asesor del Centro de Acción Católica de su Colegio Nacional Sarmiento (1954-1957).
Llamado por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Antonio Caggiano, pasó a colaborar en la Curia Eclesiástica, primeramente como jefe del Archivo que había sido saqueado e incendiado en 1955 y que puso especial empeño en recomponer lo mejor que pudo, que no fue poco.
El 15 de marzo de 1966 fue designado secretario canciller del arzobispado. Y desde 1975 a 1978, ejerció las funciones de vicario episcopal de la zona Centro.
Colaboró de manera amplia y eficiente con el arzobispo coadjutor de Buenos Aires, monseñor Juan Carlos Aramburu, en tareas tan importantes como la restauración y ampliación del edificio de Suipacha 1034, sede del arzobispado y actualmente, de la Conferencia Episcopal Argentina; en las visitas de Juan Pablo II a nuestro país de 1982 y 1987, y en el Congreso Eucarístico Nacional de 1984. Con su dirección, delegada por el Arzobispo, se reanudaron los trabajos de la nueva curia de Rivadavia 415.
El 10 de junio de 1977, Pablo VI lo nombró obispo titular de Cabarsussi y auxiliar de Buenos Aires. Y el 29 de diciembre del mismo año, fue nombrado vicario general de la arquidiócesis primada; el 23 de julio del año siguiente, Deán del Cabildo Eclesiástico, y el 3 de septiembre de 1984, Moderador de la Curia.
El 13 de agosto de 1977 recibió la ordenación episcopal de manos del cardenal Juan Carlos Aramburu, siendo co-consagrantes los obispos Guillermo Leaden y Mario José Serra.
El lema de su escudo episcopal era: «Sinite parvulos venire» (Dejen que los niños vengan a Mí). 
Durante diez años (de 1956 a 1966) fue director de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA), período durante el cual la agencia se consolidó camino de sus posteriores y grandes logros. 
Falleció el 30 de julio de 1990. Sus restos fueron trasladados de la Recoleta a la Iglesia catedral el 30 de julio de 1998 y sepultado en el panteón de los obispos ubicado en la cripta de la misma catedral.

El tercer director fue Miguel Woites, quien tras 10 años como administrador y jefe de redacción, el 17 de mayo de 1966 fue designado director por el entonces arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Antonio Caggiano, y ratificado por todos los sucesores.

Miguel Woites nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires, el 7 de junio (Día del Periodista) de 1928.
Estuvo casado con Lidia Amitrano, con quien tuvo 5 hijos, 27 nietos y 34 bisnietos.
Cursó sus estudios en institutos de la Orden Mercedaria en Ranelagh, provincia de Buenos Aires y en la ciudad de Mendoza.
En su juventud militó en la Juventud Obrera Católica (JOC) de la que llegó a ser presidente nacional en los años 1949 y 1950, donde además se inició en el periodismo dirigiendo los periódicos Juventud Obrera y Cruz y Espiga.
En 1957 el presidente de la comisión de comunicaciones de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Antonio José Plaza, arzobispo de La Plata, le solicitó en nombre de los demás obispos su colaboración para afirmar la agencia recientemente creada por ellos. Así Woites inició su aventura en AICA.
Simultáneamente con su actividad en la agencia fue columnista de "Esquiú", "El País desde Rosario", "Aquí Molinos" y "Gente". Fundó y dirigió "Nuestras Aves", órgano de la Asociación Ornitológica del Plata, de la que fue vicepresidente. Colaboró durante diez años en la agencia Télam y participó en los años 60 del programa televisivo "Parlamento 13", del canal homónimo.
Fue presidente del Club Gente de Prensa, que reúne a periodistas católicos de la Argentina, y fue miembro del Consejo Directivo de la Federación Internacional de Agencias Católicas (FIAC).
Tuvo a su cargo las oficinas de prensa en las visitas de Juan Pablo II a la Argentina en 1982 y 1987; del VIII Congreso Eucarístico Nacional; y de la Comisión de Prensa del Primer Congreso Catequístico Nacional.
El papa Juan Pablo II lo distinguió con el título pontificio de Caballero Comendador de la Orden de San Gregorio Magno en el rango civil, galardón que le fue impuesto el 19 de diciembre de 1986 por el cardenal Juan Carlos Aramburu.
Miguel Woites recibió, el 19 de noviembre de 2009, el diploma de periodista "honoris causa" del Instituto Grafotécnico, por su trayectoria y misión en el periodismo y en la Agencia Informativa Católica Argentina.
El 10 de octubre de 2019 le fue entregada, en el Salón Dorado de la Legislatura porteña, la Declaración de Personalidad Destacada de la ciudad de Buenos Aires en el ámbito de la comunicación. 
Falleció el 17 de noviembre de 2023.

Dimensión Internacional
Acontecimientos como el Concilio Vaticano II, la puesta en marcha del CELAM (nacido menos de un año antes): las asambleas episcopales de Medellín, Puebla y Santo Domingo; las visitas pontificias a distintas naciones de América, particularmente las dos realizadas a nuestro país en 1982 y 1987, la renuncia de Benedicto XVI, la elección de Francisco, etc., encontraron a la agencia al servicio de la información de la Iglesia, con profesionalidad y objetividad.

Nuestro director

Ing. Eduardo Enrique Woites

Nació en Avellaneda el 16 de julio de 1955. Casado con Marcela Canziani, llevan 39 años de matrimonio, tienen 3 hijos y 1 nieto.

Comenzó a trabajar en AICA a los 18 años como dactilógrafo y teletipista en la redacción y también en el taller imprimiendo en offsett el boletín semanal de noticias “AICA”. Posteriormente obtuvo su licencia de periodista profesional y realizó tareas de cronista y redactor, además de colaborar en el Sector Administrativo de la agencia. De esa manera pudo afrontar los gastos que le demandaban sus estudios de Ingeniería en la Universidad Católica Argentina. 

En 1982 obtuvo su título de Ingeniero Industrial en la UCA y se desempeñó profesionalmente en la Sección Transporte del Ferrocarril Mitre. Luego de 6 años, renunció a su cargo de Jefe de Oficina Técnica para acceder al pedido del cardenal Juan Carlos Aramburu y de su padre, Miguel Woites, director periodístico de AICA, para ocuparse de la reestructuración técnica y administrativo-financiera de AICA.

Lleva ya 49 años de labor en AICA, muchos de los cuales como administrador pero desempeñando además múltiples y variadas tareas.

Actividad Pastoral
Fue miembro del DECOSOC (Departamento de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Argentina), asesorando y colaborando con la Comisión Episcopal de Medios durante varios períodos.

Fue dirigente y adiestrador nacional de la Unión Scouts Católicos Argentinos, dictando numerosos cursos en todo el país para la formación técnica y moral de los mismos.

Participó como formador y disertante en retiros del Movimiento de Eslabones ("De Colores").

Se capacitó y especializó también en Turismo Religioso, diagramando, promoviendo y dirigiendo técnicamente, peregrinaciones a Tierra Santa, Santuarios Marianos de Europa, beatificaciones y canonizaciones; Congresos Eucarísticos Internacionales (Sevilla, Polonia, México), Congresos de la Familia (Río de Janeiro, Roma, Valencia) y Encuentros Mundiales de la Juventud.

Junto con su esposa integró el Equipo de Planificación Familiar Natural del Sanatorio Mater Dei; la Comisión de Pastoral Familiar del Instituto Sagrado Corazón de Jesús, de Barracas, y durante 10 años dictaron las charlas prematrimoniales en la Basílica del Sagrado Corazón del mismo barrio porteño.

Es miembro del Club Gente de Prensa, entidad que agrupa a periodistas que buscan mejorar su formación y ejercicio profesional en consonancia con la fe.

Es miembro del Club Gente de Prensa, entidad que agrupa a periodistas que buscan mejorar su formación y ejercicio profesional en consonancia con la fe.