Domingo 21 de julio de 2024

Card. Fernández: 'Con estas normas será más fácil llegar a una conclusión prudencial'

  • 17 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe presentó las nuevas normas para discernir fenómenos sobrenaturales supuestos y respondió sobre casos puntuales, entre ellos el de Medjugorje.
Doná a AICA.org

El prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, cardenal Víctor Manuel Fernández, presentó este viernes 17 de mayo, en rueda de prensa, las nuevas normas para discernir fenómenos sobrenaturales supuestos y respondió a los periodistas sobre el "caso Medjugorje".

"Sobre Medjugorje, aún no hemos llegado a una conclusión, pero con estas normas pensamos que será más fácil seguir adelante y llegar a una conclusión", expresó, y agregó: "Sobre otros casos que están presentes en el Dicasterio desde hace muchos años, con estas normas será más fácil llegar a una conclusión prudencial".

"En muchos casos, estos fenómenos han crecido bien y con normalidad. A veces, un fenómeno se puede gestionar fácilmente, ya que no hay problemas, hay frutos positivos: es lo que ha sucedido en la mayor parte de los santuarios. Muchos santuarios muy frecuentados por los fieles han tenido una experiencia similar en su origen", recordó.

El purpurado argentino sostuvo que "nunca ha habido una declaración, ni del obispo ni del Dicasterio, por parte de nadie, y han crecido normalmente sin problemas como devoción popular", y completó: "Para que un fenómeno hermoso crezca", explicó el cardenal, "no es necesaria una declaración de sobrenaturalidad. En el caso de Lourdes, Fátima o Guadalupe, el enorme crecimiento no dependió de una declaración de sobrenaturalidad".

En respuesta a una segunda pregunta sobre el mismo tema, el cardenal respondió: "Lo de Medjugorje lo veremos. Porque yo, por ejemplo, no he leído el material que está en el Dicasterio; conozco algunos detalles, pero tenemos que estudiar para llegar a una conclusión con estas nuevas normas. Tengan en cuenta que un fenómeno puede ser considerado bueno, no peligroso en el origen, y puede tener algunos problemas en el desarrollo posterior. Así que, a veces, una declaración tiene que aclarar estas diferentes etapas: es una diferencia que hay que tener en cuenta. Y entonces, incluso suponiendo que hubiera un nihil obstat, al mismo tiempo quizá habría que aclarar que algunos detalles no deben tomarse en serio. Porque, si no recuerdo mal, creo que la Virgen también dio allí algunas órdenes, indicando la hora, el lugar, lo que tenía que hacer el obispo, etcétera. Eso habrá que aclararlo".

El caso "Medjugorje"
Las voces y los testimonios de los devotos de la Gospa -la Señora, Nuestra Señora, en croata- son el relato más sólido en casi 43 años del "fenómeno" Medjugorje. Hasta el 24 de junio de 1981, el nombre de este pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina (entonces en la Yugoslavia comunista), en la diócesis de Mostar-Duvno, solo era conocido por quienes vivían en la región. Ho,y es un punto de referencia espiritual, además de un lugar de peregrinación, para una amplia población.

Dos chicas de 15 y 16 años, Ivanka Ivankovic y Mirjana Dragicevic, contaron haber visto -mientras caminaban por una colina pedregosa llamada Podbrdo, a las 16 horas de aquel 24 de junio de 1981- una figura femenina sobre una pequeña nube. Poco después, a las dos chicas se les unió Vicka Ivankovic, prima de Ivanka. Las tres dijeron que volvieron a ver la misteriosa figura, esta vez con un bebé en brazos, e inmediatamente la identificaron con la Virgen María. Ivan Dragicevic, Jakov Colo y Marija Pavlovic eran los otros tres jóvenes que formaban el grupo de los llamados "videntes". Los seis jóvenes hablaron de las apariciones de María, que se presentaría como la "Reina de la Paz", con un mensaje que, fundamentalmente, es una invitación a la reconciliación y a la conversión.

A partir de aquella tarde y de aquellas historias -en un remoto pedazo de tierra que poco después viviría una sangrienta guerra-, comenzó una historia que está dejando su huella en la vida de la Iglesia, llegando, de diferentes maneras, a millones de personas: entre adhesiones y conversiones -con largas filas en los confesionarios y una extraordinaria participación en la adoración eucarística-, pero también rodeada de un fuerte escepticismo y una seria oposición.

La declaración de Zadar y la investigación
Precisamente a causa del crecimiento de las experiencias relacionadas con Medjugorje, en 1991 los obispos de Yugoslavia afirmaron -en la llamada "Declaración de Zadar"- que, sobre la base de las investigaciones realizadas hasta entonces, no era posible afirmar que se tratara de apariciones y fenómenos sobrenaturales.

Para esclarecer los hechos de Medjugorje, Benedicto XVI había creado, el 17 de marzo de 2010, una Comisión Internacional de Investigación en la entonces Congregación para la Doctrina de la Fe. La Comisión, presidida por el cardenal Camillo Ruini, había recogido y examinado, en 17 reuniones, "todo el material" sobre la cuestión y había presentado al Papa "un informe detallado", con un voto sobre "la sobrenaturalidad o no" de las apariciones, indicando las "soluciones pastorales" más adecuadas.

Para llegar a sus conclusiones, la Comisión había examinado toda la documentación depositada en el Vaticano, en la parroquia de Medjugorje y también en los archivos de los servicios secretos de la antigua Yugoslavia. Había escuchado a los presuntos "videntes" y a los testigos. Además, en abril de 2012, había realizado una inspección en Medjugorje. Este trabajo se prolongó durante casi cuatro años, hasta el 17 de enero de 2014: el informe final fue entregado al Papa Francisco.

Sobre Medjugorje, respondiendo a una pregunta durante la rueda de prensa en el avión de regreso del viaje apostólico a Fátima, el 13 de mayo de 2017, el Papa Francisco recordó que "todas las apariciones o las presuntas apariciones pertenecen o son de la esfera privada, no son parte del Magisterio público ordinario de la Iglesia..". Y se refirió, en particular, al trabajo de la Comisión de Investigación, distinguiendo tres aspectos: "Sobre las primeras apariciones, cuando [los «videntes»] eran jóvenes, la relación más o menos dice que se ha de continuar investigando. Acerca de las presuntas apariciones actuales, la relación tiene sus dudas (...) Y tercero, el núcleo verdadero y propio de la relación "Ruini": el hecho espiritual, el hecho pastoral, gente que va allí y se convierte, gente que encuentra a Dios, que cambia de vida. Para esto no hay una varita mágica, y este hecho espiritual-pastoral no se puede negar".

Enviado especial y luego visitador apostólico
Con esta perspectiva, el Papa decidió confiar, el 11 de febrero de 2017, al arzobispo polaco Henryk Hoser la misión de "enviado especial de la Santa Sede", para "adquirir un conocimiento más profundo de la situación pastoral en Medjugorje" y, sobre todo, "de las necesidades de los fieles que llegan en peregrinaje y, basándose en ellas, sugerir eventuales iniciativas pastorales para el futuro. Por lo tanto tendrá un carácter exclusivamente pastoral".

El 31 de mayo de 2018, Francisco -sin entrar en las cuestiones concretas relacionadas con las supuestas apariciones- nombró al arzobispo Hoser visitador apostólico de carácter especial para la parroquia de Medjugorje, por tiempo indefinido y ad nutum Sanctae Sedis. Un encargo siempre "exclusivamente pastoral", en continuidad con la misión de enviado especial de la Santa Sede que había cumplido. "La misión del visitador apostólico -anunciaba la Oficina de Prensa de la Santa Sede- tiene la finalidad de asegurar un acompañamiento estable y continuo de la comunidad parroquial de Medjugorje y de los fieles que van allí en peregrinación, cuyas necesidades requieren una atención particular.

Peregrinos a Medjugorje para encontrar a Cristo y a su Madre
Entrevistado por Vatican News, monseñor Hoser explicó que peregrinos de todo el mundo acuden a Medjugorje "para encontrarse con Cristo y con su Madre": "La vía mariana es la más cierta y segura" porque conduce a Jesús. En Medjugorje, de hecho, los fieles tienen "en el centro, la santa misa, la adoración del Santísimo Sacramento  una masiva concurrencia al sacramento de la Penitencia". Para el arzobispo, se trata de un verdadero culto "cristocéntrico", vivido con cercanía a la Virgen María, venerada con el apelativo de "Reina de la Paz".

El Papa Francisco autoriza las peregrinaciones
También en esta línea, el 12 de mayo de 2019, monseñor Hoser y el nuncio apostólico en Bosnia-Herzegovina, el arzobispo Luigi Pezzuto, habían anunciado la decisión del Papa Francisco de autorizar las peregrinaciones a Medjugorje, que podrán así ser organizadas oficialmente por diócesis y parroquias y ya no tendrán lugar solo de forma "privada", como indicaba hasta entonces la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El 27 de noviembre de 2021, el Papa nombró al arzobispo Aldo Cavalli sucesor del arzobispo Hoser -fallecido el 13 de agosto de ese año- como visitador apostólico dependiente de la Santa Sede, encargado del cuidado pastoral de los peregrinos que viajan a Medjugorje para rezar.+