Sábado 13 de julio de 2024

El Papa, en Venecia: 'El arte es una ciudad de refugio para la humanidad'

  • 28 de abril, 2024
  • Venecia (Italia) (AICA)
Dirigiéndose a los artistas en la prisión de mujeres de Giudecca, en Venecia, el Papa invitó a todos a imaginar un mundo donde ningún ser humano sea considerado un extraño.
Doná a AICA.org

"El mundo necesita artistas". Este fue el mensaje que el Papa Francisco impartió el domingo por la mañana, al reunirse con un grupo de artistas cuyas obras expone  la Santa Sede en su pabellón de la Bienal de Arte de Venecia.

Dirigiéndose al grupo en la iglesia de La Maddalena, en la prisión de mujeres de Giudecca, el Papa elogió a los artistas como verdaderos visionarios que pueden ver más allá de las fronteras de nuestro mundo.

La Santa Sede participa desde hace algún tiempo en la exposición internacional de arte con su propio pabellón. Este año, la contribución del Vaticano está dedicada al tema de los derechos humanos y su pabellón tiene está ubicado en la prisión de mujeres local, en la isla Giudecca.

En la capilla de la prisión, el Papa se reunió con los artistas participantes, los curadores y los representantes de las autoridades. El lugar también forma parte de la contribución del Vaticano a la Bienal: la artista Sonia Gomes creó una instalación escultórica, a partir de ropa de presos que cuelgan del techo, lo que contribuye a dar coloridos toques a la pequeña capilla, en la que predomina el mármol gris y blanco. Esto ilustró un poco lo que dijo el Papa Francisco en su discurso sobre el tema del arte en relación con la reclusión.

Ningún ser humano es un extraño
“A tu lado no me siento un extraño”, dijo, “me siento como en casa”.

El Santo Padre señaló que ese sentimiento “se aplica a todo ser humano”, porque “el arte tiene el status de 'ciudad de refugio', una ciudad que "desobedece el imperio de la violencia y la discriminación, para crear formas de pertenencia humana capaces de reconocer, incluir, proteger y abrazar a todos”, empezando por los últimos de la sociedad.

Recordando que en el Antiguo Testamento se establecían las “ciudades de refugio”, para ofrecer a los delincuentes asilo y protección contra la venganza hasta que su caso fuera a juicio, el Papa Francisco invitó a los artistas a imaginar ciudades “que aún no existen en los mapas”, donde “no haya ningún ser humano que sea considerado un extraño”. 

“Sería importante si las diversas prácticas artísticas pudieran establecerse en todas partes como una especie de red de ciudades de refugio, cooperando para librar al mundo de los contrastes vacíos y sin sentido, que buscan ganar terreno en el racismo, la xenofobia, la desigualdad, el desequilibrio ecológico y en el 'miedo a los pobres'."

“Detrás de esos contrastes -observó Francisco- siempre está el rechazo del otro.  Existe el egoísmo, que nos hace funcionar como islas solitarias en lugar de archipiélagos colaborativos”.

El arte educa a la contemplación
A continuación, el Papa Francisco profundizó en el título elegido para el Pabellón de la Santa Sede en la Bienal de Arte de Venecia: “Con mis ojos”.

“Todos necesitamos ser mirados y atrevernos a mirarnos a nosotros mismos”, dijo, y recordó Jesús nos enseña a hacerlo: “Él mira a todos con la intensidad de un amor que no juzga, pero sabe estar cerca y animar”.

El arte, observó el Papa, nos educa en esta perspectiva. “No es posesivo ni cosificante, pero tampoco indiferente ni superficial, ya que nos educa a la mirada contemplativa”.

"Los artistas son parte del mundo, pero están llamados a ir más allá", expresó.

Valorar la singularidad de la feminidad
Al finalizar su discurso, el pontífice expresó su esperanza de que el arte contemporáneo también pueda ayudarnos a valorar la contribución de las mujeres a la humanidad.

“Hay alegrías y sufrimientos que se unen en la feminidad de una forma única, y que debemos escuchar, porque tienen algo importante que enseñarnos”, dijo citando, entre otras, a mujeres artistas famosas, como Frida Khalo, Sor Mary Corita Kent y Luisa Burguesa.

Francisco concluyó su discurso, invitando a los presentes a guardar en el corazón la pregunta que Jesús dirigió a la multitud sobre Juan Bautista: “'¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña mecida por el viento? Entonces, ¿qué saliste a ver?' Esta pregunta, afirmó, “nos impulsa hacia el futuro”.+