Domingo 21 de julio de 2024

En Verona, el Papa animó a los jóvenes a ir contra la corriente

  • 18 de mayo, 2024
  • Verona (Italia) (AICA)
Con motivo de su visita pastoral a la ciudad italiana Francisco se encontró con niños y jóvenes en la plaza de la basílica de San Zenón, a los que animó a ser signos de paz y esperanza.
Doná a AICA.org

“Con la alegría del amor y de la fe de Jesús, pueden ser pacificadores y pueden superar todas las dificultades”. Este fue el reconfortante recordatorio que el Papa Francisco ofreció a los niños y jóvenes en Verona este sábado por la mañana, durante su visita pastoral de un día a la ciudad del norte de Italia, durante la cual respondió a tres preguntas, antes de guiarlos en oración.

Después de un primer discurso a los sacerdotes en la basílica de San Zenón de Verona, el Papa Francisco se dirigió a la plaza San Zenón ante cerca de 5.000 personas, en particular niños y jóvenes. La multitud de fieles recibió al Papa con numerosos globos de colores, coreando y celebrando la presencia del Santo Padre.

Francisco prefirió discutir con los niños en forma de diálogo. La primera joven saludó al Papa y le preguntó cómo escuchar la llamada de Dios. “Esta petición es muy importante”, respondió inmediatamente el Santo Padre. En el Evangelio, Jesús llama a los discípulos que no son perfectos, que son personas normales, continuó.

El Papa interrogó a los niños presentes: “Díganme una cosa, cuando están con mamá o papá o con sus abuelos, ¿se sienten bien? Del mismo modo, cuando haces una buena acción, cuando le das un caramelo a alguien o ayudas a alguien, ¿te sientes bien? Los niños respondieron que sí. “¿Y cuándo dices algo feo? ¿Qué pasa cuando peleas con tu hermano y tu hermana? ¿Y cuando el diablo viene a decirte algo?”, prosiguió el Papa, interrumpido por fuertes “no” de los niños.

Esta capacidad de sentirnos bien o de sentirnos mal, así es como escuchar la llamada de Dios, explicó el obispo de Roma: “Cuando Jesús habla, nos hace sentir bien, nos hace sentir alegría en el corazón. Así podemos escuchar el llamado de Jesús, porque nos hace sentir bien”.

Sean signos de paz
Entonces, una joven preguntó al Papa cómo los niños podían ser signos de paz en el mundo. El Papa recordó que fue el mismo Jesús quien envió a sus discípulos y apóstoles por todo el mundo, como signos de paz. 

“Ustedes saben que ahora mismo el mundo está en guerra, en Ucrania, en Tierra Santa, en África, en Birmania… ¿Y Jesús nos pidió hacer la paz o hacer la guerra? (Los niños responden: “paz”). Pero si peleas con tu compañero de clase, ¿serás un signo de la paz?”, cuestionó Francisco. Como costumbre pastoral, el Papa hizo repetir a los niños en la plaza: “Juntos debemos ser signo de paz”.

Mantener la fe
Finalmente, el Papa Francisco dejó a un joven para hacerle una última pregunta: “Así se acabará la tortura”, sonrió. Un niño de tercer grado preguntó al Papa cómo mantener la fe en tiempos de dificultad.

“Ésta es una pregunta muy difícil”, respondió el Santo Padre, “¿Cómo podemos conservar la fe? o más bien ¿cómo podemos ir contra la corriente? Para no hacer cosas malas hay que ir contra la corriente. No tengas miedo de ir contra la corriente si estás haciendo algo bueno”.

Al final del diálogo con los niños y jóvenes, el Papa rezó el padrenuestro con la multitud presente en la plaza y luego dio su bendición. En respuesta a sus llamamientos a la paz, en el mundo pero también en los corazones, se soltaron tres palomas desde la plaza San Zenon.+