Sábado 13 de julio de 2024

'Sean voz de paz', les pidió el Papa a las asociaciones obreras cristianas

  • 1 de junio, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió a las Asociaciones Obreras Cristianas Italianas con motivo de su 80° aniversario y alentó a sus miembros a fomentar la solidaridad social y la paz.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco se reunió el sábado con las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos (ACLI) con motivo del 80º aniversario de su fundación en 1944.

Dirigiéndose a unos 6.000 miembros de la organización en el Aula Pablo VI, el Papa elogió su compromiso de décadas con la solidaridad al servicio de los trabajadores, los pensionistas, los jóvenes, los inmigrantes y todos los necesitados, pero también de la causa de la paz.

“Las ACLI –destacó- son un lugar donde es posible encontrar a los 'santos de al lado', que no aparecen en las portadas pero que a veces marcan la diferencia para bien”.

Luego centró su reflexión en cinco rasgos distintivos de su “estilo” de trabajo. El primero es su estilo “popular”, es decir “no sólo estar cerca del pueblo”, sino también “sentirse parte del pueblo”.

Un estilo popular
“Un estilo popular implica reconocer que los grandes proyectos sociales y las transformaciones duraderas surgen desde abajo, desde el compromiso compartido y los sueños colectivos”, describió y profundizó: “La verdadera esencia del pueblo reside en la solidaridad y el sentido de pertenencia. Esa que tanto se necesita hoy en nuestra sociedad fragmentada y cultura individualista”.

“En el contexto de una sociedad fragmentada y una cultura individualista, tenemos una gran necesidad de lugares donde las personas puedan experimentar este sentido de pertenencia creativo y dinámico, que ayude a pasar del yo al nosotros, a desarrollar conjuntamente proyectos para el bien común y para encontrar maneras y maneras de lograrlos”, indicó.

La segunda característica que mencionó el pontífice es el estilo sinodal de la ACLI. Trabajar junto a personas de diferentes orígenes colaborando por el bien común es “fundamental”, afirmó el Papa, animando a la ACLI a continuar este camino con especial atención a los más débiles de la sociedad, para que “nadie se quede atrás”.

Compromiso con los valores de la democracia y la paz
Luego recordó que la lealtad a los principios de la democracia y la protección y promoción de los derechos humanos es otro rasgo distintivo de la ACLI.

El Santo Padre señaló que para que una sociedad sea verdaderamente democrática, todos deben tener un lugar. Por eso, destacó, es tan importante el apoyo que brindan a quienes corren el riesgo de ser marginados: jóvenes, mujeres, trabajadores vulnerables, inmigrantes, ancianos y pensionados.

El Obispo de Roma también elogió a la ACLI por su compromiso activo por la causa de la paz: “En un mundo marcado por conflictos y divisiones”, dijo, “su testimonio como pacificadores, como intercesores por la paz, es más necesario y precioso que nunca”.  

“Interceder por la paz es algo que va mucho más allá del simple compromiso político, porque requiere involucrarse y asumir riesgos”.

Adoptar un estilo cristiano
Finalmente, Francisco recordó la inspiración cristiana de la ACLI que impregna su compromiso por los trabajadores, por la paz y la dignidad de todas las personas.

“Adoptar un estilo cristiano significa crecer en la familiaridad con el Señor y en el espíritu del Evangelio, para que impregne todo lo que hacemos y nuestra acción tenga el estilo de Cristo y lo haga presente en el mundo”

Ante "visiones culturales que corren el riesgo de anular la belleza de la dignidad humana y desgarrar la sociedad", el Papa Francisco alentó a las asociaciones cristianas a continuar su servicio a la comunidad y "cultivar un nuevo sueño de fraternidad y amistad social".+