Sábado 13 de julio de 2024

Australia: El arzobispo de Sidney llamó a la calma tras los recientes ataques

  • 16 de abril, 2024
  • Sidney (Australia) (AICA)
Monseñor Anthony Fisher expresó que "la mejor respuesta a la violencia y al miedo es la oración y la paz".
Doná a AICA.org

Un llamamiento a la calma y a no ceder ante el miedo hizo el arzobispo de Sidney, monseñor Anthony Fisher tras los recientes ataques perpetrados en su ciudad.

“Invito a los fieles a no responder a estos acontecimientos con miedo, evitando los lugares de culto por temor a nuevos ataques, ni con ira, llevando a cabo actos de represalia o venganza. La mejor respuesta a la violencia y al miedo es la oración y la paz", dijo el prelado tras el apuñalamiento del obispo de la comunidad asiria Mar Mari Emmanuel, y del padre Isaac Royel durante un servicio religioso en la iglesia de Cristo Buen Pastor en Wakeley, a unos 30 kilómetros al oeste de Sídney.

"Las casas de oración son tradicionalmente lugares de paz y comodidad, refugio y santuario", escribió el arzobispo en un comunicado. "Por eso el video del ataque a un líder religioso durante un servicio religioso fue particularmente conmovedor". 

Monseñor Fisher observa que “fuimos testigos de este tipo de acontecimientos en otros países, pero, hasta ahora, Australia estuvo en gran medida libre de este tipo de violencia abierta dentro y alrededor de los lugares de culto. Toda persona en este país, ya sea obispo o sacerdote, rabino o imán, ministro o fiel, debería poder rezar con seguridad, sin temor a ser sometido a actos de violencia mientras se reúne en oración". 

De ahí la invitación a la calma y a no ceder ante el miedo. “En nombre de la arquidiócesis católica de Sydney y en solidaridad con otros líderes religiosos, -concluye el comunicado del obispo Fisher- ofrezco mi apoyo en oración al obispo Emmanuel, al padre Royel y a todos los demás afectados. Que el Dios de la paz reine en nuestra tierra."

Condena de la violencia en cualquier forma
El sábado pasado, también en Sidney, un hombre armado con un cuchillo cometió una masacre en un centro comercial, matando a seis personas e hiriendo a doce. Luego fue asesinado por la policía. Casi todas las víctimas eran mujeres. En ese caso, el origen del ataque fue un grave trastorno psiquiátrico, confirmado por el padre del asesino. Respecto al ataque contra el obispo, en rueda de prensa la comisaria de Nueva Gales del Sur, Karen Webb, dijo que se consideró un acto de "extremismo" de origen religioso. 

Anoche, el primer ministro de Nueva Gales del Sur, Chris Minns, convocó a una reunión a líderes religiosos de varias comunidades religiosas del oeste de Sidney. Según la agencia católica australiana Cathnews, todos los líderes "aprobaron y apoyaron una condena unánime de la violencia en cualquier forma", pidiendo a todos que actúen siempre con "respeto mutuo". "Ahora es el momento de demostrar que somos fuertes y unidos como comunidad de Nueva Gales del Sur".

El arzobispo Fisher se unió a sus compatriotas australianos en el duelo por las víctimas, en declaraciones pronunciadas en la misa en la catedral de St. Mary el 14 de abril, el día después del ataque, que coincidió con el Día del Niño por Nacer.

“En un momento de dolor y horror universal por los múltiples asesinatos y lesiones ocurridos ayer en Bondi Junction, incluido el apuñalamiento de un bebé, así como la celebración del coraje de la madre del bebé, la mujer policía y otros transeúntes, reflexionamos sobre nuestra "El profundo compromiso de la comunidad con el valor de cada vida humana", dijo el arzobispo Fisher, según informó The Catholic Weekly.

“En esta misa volvemos a comprometernos a nosotros mismos y a nuestra comunidad con ese principio, incluso mientras oramos por la vida eterna para las víctimas de ayer”, oró el arzobispo australiano.

“Reconocemos que toda vida humana está hecha a imagen de Dios, hecha para una vida plena en la tierra y una vida eterna en el cielo, y por eso exige nuestra reverencia y protección, especialmente cuando somos más vulnerables”.+