Domingo 21 de julio de 2024

Francisco: 'El Espíritu Santo nos lleva adelante y nos ayuda a avanzar'

  • 18 de mayo, 2024
  • Verona (Italia) (AICA)
El Papa presidió la misa de Vigilia de Pentecostés en el estadio Bentegodi de Verona, ante 30.000 fieles. En el marco de su visita pastoral a la ciudad italiana.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco presidió este sábado 18 de mayo la misa de vigilia de la solemnidad de Pentecostés, en el estadio Bentegodi, de la ciudad italiana de Verona en el norte italiano.

Durante su homilía el Santo Padre reflexionó sobre la centralidad y el poder transformador del Espíritu Santo en la vida de los cristianos.

¿Quién es el Espíritu Santo?
En su homilía improvisada, el Papa comenzó contando una historia de los Hechos de los Apóstoles donde Pablo visita una comunidad cristiana y pregunta: "¿Has recibido el Espíritu Santo?" La respuesta de la comunidad, dijo, fue reveladora: "¿Qué es el Espíritu Santo?"

Esta falta de comprensión, continuó, refleja la comprensión de muchos cristianos modernos: "Creo que hoy, si pregunto a muchas comunidades cristianas quién es el Espíritu Santo, no sabrían cómo responder" y recordó una anécdota suya en una misa con niños que algunos confundían el término ‘paráclito’ con paralítico”.

Francisco manifestó que el Espíritu Santo “es quien nos lleva adelante, quien nos ayuda a avanzar, quien nos hace desarrollar la vida cristiana. El Espíritu Santo está dentro de nosotros”.

“Todos recibimos al Espíritu Santo con el Bautismo. Una experiencia que se refuerza aún más con el sacramento de la Confirmación”, enfatizó, y preguntó en voz alta, “¿escuchamos al Espíritu Santo que está dentro de mí?”.

Invitó también a pensar en los apóstoles, quienes tras la muerte de Jesucristo en la cruz estaban encerrados en el cenáculo y tenían miedo, y cómo, cuando llegó el Espíritu Santo, “les cambió el corazón y salieron a predicar con valentía”. “El Espíritu Santo nos da la valentía para vivir la vida cristiana. Y con esta valentía, cambia nuestra vida”, exclamó.

“Muchas veces-dijo-encontramos cristianos que son como el agua tibia: ni caliente ni fría. Les falta valor. De ahí su invitación a rezar y encomendarnos al Espíritu”.

El Espíritu hace la armonía de la Iglesia
El Obispo de Roma se refirió también al papel del Espíritu Santo dentro de la armonía y la unidad, y recordó que en Pentecostés estaban presentes personas de todas las naciones, lenguas y culturas”.

“El Espíritu es lo que nos salva del peligro de hacernos a todos iguales. Todos somos redimidos, todos amados por el Padre, todos enseñados por Jesucristo. ¿Y qué hace el Espíritu? Hace eso: ‘juntarnos a todos’. Hay una palabra que lo explica bien: el Espíritu hace la armonía. La armonía de la Iglesia. Cada uno distinto del otro, pero en armonía. Juntos, el Espíritu nos hace armonía”, continuó.

El Papa destacó que “éste es el milagro de hoy: tomar a hombres cobardes con miedo y hacerlos valientes; hacer hombres y mujeres de todas las culturas y hacer de ellos una unidad de todos, hacer la Iglesia”.

Francisco invitó a cada uno de los presentes a “pensar en la propia vida”. “Todos necesitamos armonía. Todos necesitamos que el Espíritu nos de armonía en nuestra alma, en nuestra familia, en la ciudad, en la sociedad, en el trabajo”. Explicó también que lo contrario de la armonía “es la guerra, es luchar unos contra otros”.

Finalmente, el Santo Padre manifestó que “Con los apóstoles, el día que llegó (el Espíritu), estaba Nuestra Señora, la Virgen María. A ella le pedimos que nos dé la gracia de recibir el Espíritu Santo; que ella, como Madre, nos enseñe a recibir el Espíritu Santo”.+