Domingo 21 de julio de 2024

'Un Minuto Por la Paz', unidos al Papa Francisco

  • 7 de junio, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
"¡Queremos Paz! Una paz que es una urgencia, un derecho y una necesidad", invitó a gritar Emilio Inzaurraga, de la FIAC, al convocar al gesto de este 8 de junio, a las 13, en la Argentina y el mundo.
Doná a AICA.org

La Acción Católica Argentina, en comunión con organismos internacionales, invita a dedicar 'Un minuto por la paz' en el mundo. Será mañana, sábado 8 de junio, a las 13, para seguir acompañando el llamado del Papa Francisco a la paz y a la fraternidad universal, en este tiempo tan frágil de la historia.

En la Argentina promueven este gesto la Acción Católica Argentina y el Foro Internacional de Acción Católica (FIAC), juntamente con la Comisión Nacional de Justicia y Paz, el Secretariado para los Laicos (SEPLAI), la Comisión Episcopal de Ecumenismo, relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones (Ceerjir), entre otras asociaciones nacionales e internacionales, en comunión con la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Emilio Inzaurraga, de la FIAC, recuerda que “es un gesto que invita a comprometernos y a orar por la paz” y explica cómo surgió.

“Fue para acompañar al Papa Francisco en su encuentro con el presidente de Israel Shimon Peres y el presidente del Estado Palestino Mahamoud Abbas, junto con el Patriarca Bartolomé I, en el Vaticano, hace ya 10 años, en 2014, para invocar juntos la paz en Medio Oriente y en todo el mundo”, memora.

“Desde entonces continuamos con la iniciativa que va teniendo mayor repercusión, año tras año, como una propuesta masiva, simple, en todos los lugares, para todas las tradiciones religiosas, para todas las personas de buena voluntad”, destaca.

Inzaurraga puntualiza que “se trata de ‘detener la marcha’, detener la actividad cotidiana, solo o en familia, o en comunidad, en la calle, en la fábrica, en el medio de transporte, con los amigos, en los lugares de estudio o de recreación, donde cada uno esté”.

“Allí se propone realizar una oración por la paz, una breve reflexión y volver a comprometernos con este preciado don que es también tarea de todos”, indica.

“Queremos llamar la atención de que cada uno de nosotros puede ser instrumento de paz. Es verdad que un minuto es muy poco tiempo, pero puede ser el inicio de optar por el diálogo y la fraternidad, de apostar por la justicia y la solidaridad, de convertir nuestro corazón muchas veces de piedra en un corazón de carne, misericordioso”, agrega.

El dirigente laico afirma que “el Papa Francisco, con sus gestos valientes, con su palabra y testimonio nos muestra el camino y toda la humanidad lo valora como un líder de paz”.

“Su insistencia en el diálogo y en la cultura del encuentro, sus gestos de visitar los lugares en conflicto, su trabajo incansable con dirigentes de países distanciados o en guerra, su condena a la violencia y al terrorismo, su trabajo ecuménico e interreligioso, son hechos concretos para dar pasos hacia un mundo en paz”, sostiene.

“Él ha puesto en evidencia esta ‘tercera guerra mundial en cuotas’ que tiene consecuencias terribles contra la dignidad humana: muertes, heridos, enfermos, millones de refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos, familias y vidas destrozadas”, profundiza.

Inzaurraga precisa que “frente a la guerra en la Franja de Gaza entre israelíes y palestinos, en Ucrania, frente a los conflictos armados a gran escala en Burkina Faso, Somalía, Sudán, Yemen, Myanmar, Nigeria, Siria y tantas situaciones violentas en el mundo, nos unimos para gritar juntos ‘¡Queremos Paz! Una paz que es una urgencia, un derecho y una necesidad para todos y todas’. 

Asimismo, cita el último informe de ACNUR, que muestra “cifras alarmantes en cada una de las tres principales categorías de desplazamiento - Los refugiados, los solicitantes de asilo, y las personas obligadas a huir dentro de sus propios países”.

“Se calculan más de 110 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo, eso significa que una persona de cada 77 en el mundo se ha visto obligada a huir de su casa, de su lugar, como resultado de persecuciones, de conflictos, de la violencia, las guerras, las violaciones a los derechos humanos o acontecimientos que perturbaron gravemente el orden público”, advierte.

El referente de la FIAC asegura: “Queremos acompañarlos con nuestra oración, decirles: ‘No están solos’, ¡son nuestros hermanos! Nadie es descartable! ¡Todos merecemos vivir con dignidad!”

“Este minuto de oración nos compromete, nos predispone a consolidar la paz, nos une en esta causa común, nos impulsa a no ceder a la violencia y a trabajar por la justicia y la fraternidad en este mundo fragmentado y dividido y a solidarizarnos con las víctimas que necesitan imperiosamente de una paz real y duradera”, subraya.

“‘Un minuto por la paz’, es una oportunidad de dejar de lado la indiferencia, para reasumir un rol protagónico, para tener el coraje de construir la paz. La paz nos concierne a todos. Es algo muy precioso para que nos desentendamos de ella. Trabajemos y recemos un minuto por la paz cada día”, concluyó.+