Sábado 13 de julio de 2024

Mons. García Cuerva: 'La Santísima Trinidad es misterio y también desafío'

  • 28 de mayo, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
"Dios es Dios familia, Dios amor, Dios Trinidad, de tal palo, tal astilla, somos su comunidad", recordó el arzobispo porteño y pidió: "Ojalá con nuestra vida le mostremos a los demás quién es Dios".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Jorge García Cuerva, presidió la misa por la solemnidad de la Santísima Trinidad, en la que animó a volver a encontrarse con “Jesús, que es el rostro de la misericordia de Dios”.

En su homilía, el prelado consideró que en las lecturas de este domingo hay como dos grandes acciones”.

“Por un lado, el desafío de parecernos a nuestro Dios. Porque de tal palo, tal astilla. Parecernos a nuestro Dios es hoy también ayudarse a liberarse de tantos miedos, angustias y soledades a tantos hermanos que la están pasando mal”, aseguró.

“Parecernos a Dios es también con nuestras actitudes y nuestra vida mostrarles que Dios es pura ternura, el Dios papá, el Dios que no juzga, el Dios que no condena”, profundizó.

El arzobispo porteño consideró que “para parecernos a nuestro Dios tenemos que nutrirnos de nuestro Dios y entonces tenemos que volver a Galilea” y reconoció: “Alguno me dirá, ¿y dónde es Galilea?, ¿tengo que viajar hasta Medio Oriente?”

“No, tenés que volver al Evangelio hermano, porque ahí nos habla de Jesús, el Evangelio nos habla del Señor y toda la vida de Jesús es hablarnos de Dios”, respondió. 

Monseñor García Cuerva invitó a pedirle al Señor: “Por un lado parecernos a Él, que fuimos creados a su imagen y semejanza, de tal palo, tal astilla. ¿Soy alguien que ayuda a liberarse de miedos, soledades y angustias a los demás? Parecernos a nuestro Dios. ¿Soy testigo del amor, de la ternura del Dios, del Dios papá, del Dios que está cerca, del Dios que genera confianza? ¿Y cómo hago?”

“Volvé al Evangelio, volvé a sacar ese libro que quizá tenemos entre otros, quizás hay que sacudirle un poco el polvo, volver a leer los Evangelios y volver a buscarlo a Jesús: leer una parábola, leer una lectura, leer todas las cosas que hizo Jesús, porque toda la vida de Jesús habla de Dios. Volviendo a Galilea, que es volver a la Palabra de Dios, será un modo concreto de conocer más a Dios y conocer más a Dios nos generará mayor responsabilidad para habernos desafiados a parecernos a Él”, profundizó.

“La Santísima Trinidad, entonces, no es solamente un misterio, también es un desafío, y es que ‘Dios es Dios familia, Dios amor, Dios Trinidad, de tal palo, tal astilla, somos su comunidad’, que ojalá con nuestra vida le mostremos a los demás quién es Dios”.+